Mobiliario: Dormitorios

Los dormitorios se forman como pieza clave, telas y complementos, pero lo que de verdad los hace personales es el estilo. Llénelos de mobiliario y acentos que pongan en juego los sentidos. Aunque hay muchos muebles confortables -una silla para leer, una alfombre para tenderse, una mesa para tenerlo todo cerca-, un dormitorio bonito empieza por el lemento principal: una gran cama. Sus curvas, cabecera, postes, altura, color y materiales dan tono a toda la habitación. Antes de invertir en cualquier otro mueble, tómese su tiempo para escoger la cama que le guste.

1375885_458426357609737_27157908_n1385180_458424510943255_181520885_n

En cuanto al resto de los elementos del dormitorio, combine objetos de procedencias y épocas diversas. Empareje opuestos, sáltese las fronteras: una cama de anticuario junto a unas mesillas de diseño le darán un modernísimo toque añejo.

Un dormitorio mejora mucho si se le da relevancia al asiento: una chaise longue, unas butacas, cojines henchidos en los bancos de las ventanas… Las mesillas ofrecen la oportunidad de dejarse llevar por la fantasía. Amontone libros o cestos que cumplan la misma función, o recurre a un cajón o a un taburete.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies