Decorar nuestra casa en la playa

Estamos contando los días que faltan para hacer la maleta y marcharnos a la playa para disfrutar del sol y de unos merecidos días de descanso. Tener un apartamento propio cerca del mar es la realidad de muchos y el sueño del resto. Hacer que nuestro piso en la costa tenga todos los atributos de un perfecto hogar para el verano es más sencillo de lo que imaginas, ya que los elementos que requieren este tipo de viviendas son menores en número si los comparamos con nuestra residencia habitual.Lo más importante es que a la hora de amueblar un apartamento en la playa, tengas en cuenta tus necesidades durante esos días de vacaciones.

Si existe un factor diferenciador esencial entre los inmuebles urbanos y los costeros es la orientación. La clave nos la dan las vistas, añadiendo que es imprescindible “potenciar esta virtud”. Toda la distribución esté orientada a que esas vistas sean las protagonistas del espacio. Somos nosotros mismos los que, cansados del ajetreo de la ciudad, soñamos con dejar la mirada perdida en la infinitud del océano, por eso “las butacas, sofás y camas deben tener ventanas frente al mar para poder sacar el máximo partido del exterior”.

401141_653312231351994_1115594247_n

Las vistas, centro de la decoración

Los objetivos que se marcan ante esta clase de localizaciones están relacionados con la amplitud y la ligereza.

1383573_742144445802105_513944395_n

Los pavimentos de este lugar para el relax están condicionados por la arena y el agua que traeremos en el calzado, por eso las opciones más adecuadas son el mármol, el terrazo, el gres y los cerámicos en general. Estos materiales son los más apropiados por su resistencia, mientras que la sensación térmica de frescor que trasmiten es una gran ventaja.

Al margen de los excelentes porcelánicos nacionales a los que podemos recurrir o las piedras elegantes y lujosas como el mármol.La posibilidad de instalar maderas como el ipe o el iroco; La mayoría suele desestimar este suelo por su delicadeza, pero la elección de la variedad adecuada y un buen tratamiento previo suele desterrar el mantenimiento constante de las superficies de madera. En las paredes, las pinturas recurrirán a tonos suaves o pasteles”.

Suelos, frescor y elegancia

Respecto a los colores, el tratamiento estético no tendría por qué basarse en juicios previos. Los tonos “limpios y frescos” serán los mejores pero, “no deberíamos hacer diferencias entre los que nos gusta tener en nuestra primera vivienda y los de la playa”. No hay perder de vista la luminosidad, el blanco, que es el color ideal para potenciar la luz. Toda la gama de este aliado de la claridad será bien recibida, “desde tonos piedra hasta el marfil, si bien en algunas habitaciones nos permitiremos algún punto de color”.

579068_719858391364044_317788068_n

 

La transparencia y naturalidad son denominadores comunes de los textiles, que abarcan un sinfín de tejidos posibles, “desde el lino al algodón, pasando por la gasa, el linón y los sintético”. Una buena apuesta para el cortinaje son los estores tipo screen, que “dejan pasar la luz y no el calor del sol”, “en zonas muy luminosas, como la playa, ponemos estos estores especiales, que están fabricados con fibra de vidrio y tienen un filtro solar que cumple una doble función: decorativa y funcional, porque no dejan pasar el calor aunque los ventanales sean enormes”.

934900_640254419324442_901799957_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies